Blog de Mamá

Un amor para siempre

Muchas veces estando embarazada me hacía muchas preguntas, ¿ qué sentiré cuando nazca? ¿ qué pensaré en el momento?,  ¿cómo será?, ¿qué debo preguntar primero?.

Pues bien, el 1 de septiembre del 2016, a las 10:32 p.m. nació mi pequeña guerrera, Julieta, y les voy hacer muy sincera lo único y lo primero que pregunté fue: ¿Es una niña?!! . Tal vez solo yo haga ese tipo de pregunta pero es que yo añoraba tener una niña y había escuchado muchas historias de que por más ultrasonidos que se hicieran al final estaban equivocados, pero gracias a Dios si era una niña, hermosa y fuerte, luchadora desde el primer día de gestación,  que decidió adelantarse unas cuantas semanas pues como me han dicho, ya quería estar juntos a nosotros, y sin pensarlo dos veces les puedo asegurar que vino a cambiar nuestras vidas.

Después de 11 horas de parto, miles de contracciones, dolor, desesperación, frustración y el miedo ante una cesárea inesperada llegó la princesa de mis ojos, pero no sólo los míos, sino también los de mi esposo, mi familia y la de él, y así como del montón de tíos y tías que tiene.

Muchas se preguntarán porque el título de este post “un amor para siempre”, les cuento, hace un tiempo había visto un vídeo donde algunos padres hablaban de una gran persona en sus vidas, que los hizo creer en el amor a primera vista y que no había nada más perfecto que tenerlas en su vida, al final hablaban de sus hijas y como están tan enamorados de ellos y que siempre estarán para ellas.

Yo me enamoré de Julieta desde que supe que venía, pero el sentir en ese quirófano que ya casi la tendría en mis brazos, que estaba a punto de conocerla, los nervios que se sienten son miles, pero en el momento que la pude ver, que me cercioré en cuestión de microsegundos que todo está perfecto, y al escuchar su llanto, supe… que era un amor para siempre!.

Ese amor que nunca vas a cambiar por nada, que darías la vida por ella, que cada trasnochada, que cada momento en que dijiste ya no puedo más, valió y vale la pena, que cada sacrifico que se hizo y se hace, nada lo cambia por verla a ella sana y con vida, y sonriendo con sus ojitos de agradecimiento llenos de vida y expresión.

Ese amor que va a perdurar por el tiempo, que la verás crecer, correr, llorar, sonreír, caerse y volverse a levantar, pero siempre estarás para ella, para darle un abrazo, para calmarla y para decirle que todo estará bien, y que caerse no tiene nada de malo que vale más levantarse y luchar, como ella siempre lo ha hecho, como dijo mi doctor, está niña ha peleado tanto por vivir que estén preparados pues viene para algo muy grande.

“No imagino un día sin ella”,  “quiero estar con ella para siempre”, “no pensaba que pudiera existir el amor a primera vista “, “ese momento me removió” ; estas y muchas frases más quedaron grabadas en mi por este video que  les comparto, a mí me pasa lo mismo todos los días. Hoy no me puedo imaginar un día sin ella, desearía estar ahí por siempre para abrazarla y amarla, y el amor a primera vista si existe cuando conoces a tu hijo o hija.

Yo disfruto cada instante al lado de ella, cada momento es perfecto, y espero poder estar ahí para vivir cada momento con ella, yo le di la vida pero ella me hizo entender el significado de la palabra vivir.