Blog de Mamá

Hoy no digo adiós, digo hasta pronto

Hoy es uno de los días más tristes en mis 27 años,  partió uno de mis mejores amigos perrunos… Max, a pesar de que le diagnosticaron una grave enfermedad desde los 6 meses de vida  siempre fue un luchador, siempre se mostró como un amigo feliz y contento, que nunca negó un beso o un abrazo, siempre estaba alegre.

De camino a San José, después de una gira de trabajo, pienso y analizo que si los animales, en especial los perros, vinieron al mundo para darnos lecciones de vida, para enseñarnos a luchar, a ser mejores personas, me pongo a pensar que tanto interfiere una mascota en la vida de una persona, de nuestros hijos.

Llegué a la conclusión de que ellos son lo mejor y que día a día nos enseñan millones de cosas, pero en ocasiones no lo valoramos ni nos percatamos de todo lo que tienen para dar.

He tenido mascotas, como algunos llaman a los perros, pero para mi, han sido mis mejores amigos. Desde que nací, en mi casa siempre han habido perros, el primero que tuve fue mi mejor amigo Pepe, mi pepito, el cuál era mi confidente, él era mi regazo cuando me sentía triste, cuando quería llorar. Luego vinieron Kitty, Kira, Baxi, Pili; y los dos amores perrunos más de mi vida, por las cuales todavía lloro, mis amadas Lali y Mimi.

Mimi fue mi confidente, mi mejor amiga durante la adolescencia, se graduó conmigo del colegio y juntas nos convertimos en Diseñadoras de moda, nunca olvidaré las trasnochadas que me pasaba al lado de ella, aunque estuviera muerta del cansancio ella siempre me acompañaba, lamentablemente al final de mi carrera se enfermo de Cáncer, y antes de presentar mi examen final para obtener mi título me dijo hasta pronto, se fue en uno de los momentos más felices de mi vida, por el que yo había luchado y añorado, pero creo que se fue porque había cumplido su ciclo aquí y era hora de decir hasta pronto, se fue porque cumplió su labor de apoyo a mi lado.

Un año después, Lali me dijo hasta pronto, en otro momento importante de mi vida, había entrado a prestar servicios de estilismo de moda a Revista Perfil.

Y hoy, a todos los miembros de mi familia, Max nos dice hasta pronto, creo que en uno de los momentos más felices y placenteros de nuestras vidas, donde somos mamá, papá, abuelos y tía.

Será que Dios los envía con una misión, una misión que cumplen y cuando se van a todos se nos parte el corazón, pero sé que ahora descansa, que está feliz, que tiene sus patitas sanas y anda jugando con todos los amigos que tuvo aquí, que anda con su amado “chorizo” por todo el cielo jugando, sin dolor, con su lengua afuera y ladrando fuerte.

Max nos enseñó mucho, nos enseñó sobre todo a luchar, a no rendirse, a él desde que le diagnosticaron su enfermedad nos recomendaron dormirlo, pero no aceptamos y gracias a Dios que nos permitió tenerlo muchos años sano. El año pasado cuando todo empezó a cambiar, nunca perdió sus ganas de vivir, de ir a pasear, de desvivirse por sus juguetes y como nos cuido; no tiene precio, y eso es para mí lo más valioso que nos deja.

Mi Julieta lo conoció poco, ella, aparte de Max, tiene a sus hermanitos perrunos Bruno y Theo,  una tía un poco gritona Mia, pero todos ellos son sus amigos, y sé que cuando Juli crezca serán sus confidentes, sus compañeros de  travesuras, puede que algún día Bruno llegue de otro color y Theo (que es el más travieso) se robe los juguetes de ella., pero saben algo, no me importa, porqué lo que los perros nos enseñan, no se enseña en una escuela, el amor incondicional.

Será que su última misión era que Juli naciera bien y ver que Bruno y Theo iban a hacer bien su labor, que ellos la iban a cuidar como él lo hubiese hecho, siento que Max se encargó de entregarle a mis pequeños guardianes  la princesa de la casa, y de lo que estoy segura es que Juli tiene un angelito más en el cielo que la cuida.

Hoy las invito a tener una mascota, un miembro de la familia, tanto para nuestros hijos como para nosotros, mi esposo y yo amamos a nuestros enanos, hacen que el día sea menos estresante y más alegre, y para ellos que les digo, todo es felicidad,  hoy Juli tiene 2 mejores amigos, ellos están siempre cuidándola y protegiéndola, y sé que cuando Juli crezca serán sus mayores confidentes.

Me despido, con un foto de Max y Juli en mi pancita.

Hasta pronto Max! Te amaremos por siempre!

Nota: este post fue escrito el 12 de enero. 2017.

max-y-yo-3

 

Fotografía: Nina Cordero.